¿Quien escribe?

El “quien”

Hay un “quien” que preocupará a algunos, y es el que pregunta, no sobre la persona, sino sobre de qué parte del espectro político vienen las opiniones que se presentan. Les confirmo que tengo convicciones fuertes y si se quiere, perjuicios que serán obvios en algunos temas, pero  les ruego que traten de no meterme dentro de una caja. En mi opinión, ninguna de las propuestas que presento es ideológica. La corrupción y el crimen tienen muy poco que ver con las pugnas entre el socialismo y el capital privado o entre el individualismo y los programas de asistencia social, aunque hoy en día no se puede estar seguro de nada. Por ejemplo, el derecho a disentir, en mi opinión el derecho primario de todo ser humano, por encima incluso del de la vida, y que tampoco debería de tener que ver con esas pugnas, ahora pareciera ser, en algunas latitudes, parte de esa batalla. Pero regresando al tema: Para hallar soluciones hay que juzgar las ideas y las propuestas por si solas. Juzgar si son prácticas, si darían resultado y si el método es adecuado. Olviden de donde vino la idea, olviden dentro de cual libro o teoría pueda o no pueda encajar. No es fácil, pero se puede. Recuerden que aquí se vale pensar y si algo funciona, entonces sirve. En alguna entrada futura escribiré sobre “las cajas”.

Continuando con el “Quien”, confieso que quisiera saber más de lo que se, haber leído más de lo poco que he leído, y estudiado más temas de los pocos que estudié. Bonito sería respaldar las ideas con impecables credenciales intelectuales o académicas, pues así lo escrito se tomaría más en serio, pero no puedo. Sí puedo, sin embargo, abrir el blog a quienes crean tener algo diferente que decir  o contradecir dentro del tema, para que no tengan que escoger entre tragarse sus ideas o abrir otro blog. Prometo leer todo lo que me manden, y si es razonable, publicarlo aquí con el debido crédito. Así el “Quien” será “los lectores y colaboradores”, y yo criticaré o alabaré al autor en los comentarios, como espero que quienes me lean hagan conmigo. No esperen clemencia, diré lo que pienso, de eso se trata. Para recibir colaboraciones debo abrir un buzón, pero todavía no lo he abierto. Paciencia. Usen el espacio para comentarios al final de esta página o debajo de cada artículo.

Obviamente sería excelente si este blog se llegara a convertir en un foro abierto de ideas pensadas a profundidad para reformar el gobierno, y yo me pudiera dedicar solo a moderar y criticar. ¡Suave la vida! Pero no nos hagamos ilusiones. Un buen blog sobre este tema me requeriría estar al tanto de todas las ideas que andan circulando, leer cuatro o cinco periódicos al día, oír todas las entrevistas interesantes para comentarlas, buscar referencias sobre lo que no sé y además poblar el blog con fotos o ilustraciones para hacerlo más amigable y atractivo a la vista. No puedo. No tengo el tiempo y mi auto motivación tiene también sus límites. Las cosas son como son.

Por último debo reconocer otra limitación más, y que relaciona íntimamente el “quien” con el “que”. Sé que no tengo respuesta para todos los problemas que encajan en el tema, solo creo tener propuestas válidas para solucionar algunos. Sobre esos escribo. ¿Cuáles se me escapan? Muchos. Por ejemplo ¿qué hacer para que tengamos jueces honestos, sabios, justos y con un profundo conocimiento de la ley y del derecho? No tengo la menor idea. Sobre este tema me parecen muy atinados los análisis al respecto contenidos en los artículos publicados por el Dr. Eduardo Mayora Alvarado -a quien no tengo el gusto de conocer- durante los meses de Agosto y Septiembre del 2014. Aquí dejo el link a uno de ellos: http://eduardomayora.com/2014/08/08/mision-imposible/, lastima que el Dr. dejó un poco corto el lado de las soluciones. ¿Otro problema interesante que se me escapa? El  “inexplicable” y macabro poder electoral de muchos alcaldes corruptos. Sobre esto tengo ideas y sospechas, pero me faltan datos y sin poder contestar siquiera tres de “los cinco porqués” (nada que ver con las seis preguntas en las que se basa esta página, ver http://www.sevalepensar.com/?p=22) no puedo ni intentar diseñar una solución.

Ah. Y se me olvidaba, mi nombre es Enrique Maza, este es mi blog y yo soy “Zeta3”.